La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Compartir en redes sociales

 
COMO NO TENER MIEDO AL MIEDO 2 PARTE

COMO NO TENER MIEDO AL MIEDO. 2 PARTE.

 

Objetivos:

Piénselo y diga en voz alta lo que quiere. Grábelo en su mente.

¿Qué quiero?

¿Qué debo hacer realmente para conseguirlo?

He dicho hacer. ACTUAR.

“SI SIGUES HACIENDO LO MISMO SOLO OBTENDRAS MAS DE LO MISMO”

“LOCURA ES PENSAR QUE CONSEGUIRAS RESULTADOS DIFERENTES HACIENDO LO MISMO DE SIEMPRE.”

Los objetivos son como imanes. Nos atraen hacia ellos. Nos ponen a trabajar y sobre todo… ponen al inconsciente de nuestra parte. Pero cuidado, el inconsciente es my astuto. Como vea que existen resquicios, alguna duda por pequeña que sea, pondrá en marcha sus mecanismos de defensa y puede que nos haga olvidar eso que con tanta firmeza queríamos. Un día queríamos perder 10 kg y al día siguiente, el día a día nos come, y nos hemos olvidado de ello. Como comentábamos antes, del verano al invierno en un día.

Anotar:

Por eso debemos repetirlos en voz alta y sobre todo anotarlos.

Un viejo dicho que yo aplico incesantemente es que “LO QUE NO ESTA ESCRITO NOEXISTE”.

El hecho de anotarlo nos incita a la acción. Es un paso concreto. Le dice al inconsciente que estamos en ello, que hemos empezado a trabajar, que no bromeamos y que queremos alcanzar nuestro objetivo. UN VIAJE DE MIL KILOMETROS COMIENZA CON EL PRIMER PASO. Totalmente cierto.

Cuando escribimos un objetivo empeñamos nuestra mente y todo nuestro ser en conseguirlo. Es más fácil olvidar un objetivo que, “solo es una idea”. No algo que está escrito. Además al escribirlo enviamos un mensaje a nuestra mente, si, esa que nos lo ha hecho olvidar, además nos RECRIMINARÁ QUE NO SOMOS CAPACES DE NADA. QUE NO VALEMOS PARA NADA. Es curioso el funcionamiento.

Nosotros queremos una cosa, ella nos dice que no, o nos pone trabas continuamente y cuando consigue que lo olvidemos nos dice que vaya tela. Nos recrimina que no somos capaces. Habrase visto…

Pero todavía es más curioso. ¿Por qué realmente nos asusta el cambio? No entraré en este artículo porque casi daría para escribir un libro, pero ¿por qué nos asustamos?

Todos cambiamos. Ahora somos diferentes a como éramos hace un año, hace dos o incluso hace una semana. A veces miro fotos de cuando era más joven y casi no me reconozco. No físicamente, emocionalmente, etc. He cambiado. Como todos. Todo cambia, nada perdura. Solo perdura el cambio.

 

Si me gustaría que no se dejase engañar por su mente. Usted puede con ella. Puede con todo. Solo tiene que hacerlo. No lo intente. Hágalo. Piense en lo que quiere conseguir. En lo que quiere tener y apúntelo.

 

Cuaderno de objetivos:

Pienso que muchas veces el problema no es que deseemos mucho. Es que deseamos demasiado  poco.

Yo tengo un cuaderno de objetivos. Bastantes objetivos y siempre los tengo en mente. Es un cuaderno “CAMBIANTE”. Y dale con el cambio. ¡Ya cambian hasta los cuadernos! Cambiante en el sentido que cada vez quiero más cosas. Y no solo cosas materiales. Espirituales, de crecimiento interior, de conocer, de viajar, DE CRECER, DE MEJORAR COMO PERSONA, COMO PADRE…

 

EL PENSAMIENTO GRANDE ATRAE GRANDES RESULTADOS. EL PENSAMIENTO MEDIOCRE ATRAE RESULTADOS MEDIOCRES.

 

Ya, ya!!. Seguro que están pensando. Si si... nos quiere vender la moto, seguro.

Créanme que no. Hasta hace poco trabajaba por cuenta ajena. Hacia lo mismo que hago ahora con un sueldo fijo, estabilidad, etc.

Y decidí, que locura, emprender por mi cuenta. Lo pensé, lo maduré, lo planifiqué y…actué. Como verán soy totalmente consecuente con lo que digo. ¿PERO EN ESTOS TIEMPOS? ¡CON LA QUE ESTA CAYENDO!

Por supuesto que lo medité. Por supuesto que tuve miedo. Pero convertí a mi cerebro en mi aliado. Puse mis cien mil millones de neuronas a trabajar como un autentico ejercito en un solo objetivo. Mi futuro.

No es fácil. Lo sé. Incluso algunos dirán que es una locura. Me lo dijeron.

¡Realmente pensamos que somos capaces de llegar a la Luna! ¡De viajar hasta lo más profundo de los océanos! y ¡no somos capaces de cambiar! ¡De encontrar un empleo! ¡De adelgazar! ¡De dejar de fumar!

Somos mucho más fuertes de lo que realmente pensamos. Solo nos hemos acostumbrado a la comodidad. Nos hemos vuelto cómodos. Puede que sea eso.

La semana que viene el último post de esta serie llamada Como no tener miedo al miedo.

Hasta la semana próxima y por favor actúen.

Gracias.

 

Martín Arévalo

Coach Empresarial y personal

@martinarevalo

www.martinarevalo.com

 

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?